Espacio Colaboradores

La mejor recompensa en el trabajo es descubrir en un oficio nuestra vocación, es decir, saber que estamos efectuando el tipo de actividad que mejor corresponde a nuestras aptitudes naturales.

Providers2Athenea Omnilang considera a sus clientes y a sus colaboradores, más que como simples entidades comerciales, como verdaderos asociados a los que debe escuchar y entender, creando de esta manera una sinergia que favorezca el buen desenvolvimiento del proyecto. Es por eso que Athenea Omnilang se esfuerza constantemente en establecer una relación de colaboración mutua con todos sus clientes y colaboradores.

Para Athenea Omnilang, un oficio es una vocación de la que resulta lógicamente el profesionalismo. Estamos convencidos de que el trabajo no se debería vivir, como lo indica una de las etimologías de esta palabra (del bajo latín tripalium), como una obligación penosa o un «labor», pero como la libre elección de ejercer nuestro poder de acción, con la consciente y determinada intención de alcanzar la perfección, sin por ello, dejar de prestar atención al Cliente, a nuestros colegas, a nuestro entorno de trabajo así como a los principios que nos animan. Efectivamente, visto desde este punto de vista, el trabajo implica una calidad de mentalidad, una manera de ser; y puede entonces, tomarse como un deber vivido plenamente y como un placer.

Providers1

Estamos convencidos además, de que lógicamente esta calidad de mentalidad responde a las normas, deberes y usos que rigen nuestros servicios y nuestra profesión: la probidad, la integridad, la responsabilidad, el secreto profesional, la lealtad, la simplicidad, la adaptabilidad, el sentido práctico, la cordialidad y además, el respeto de todas las personas —«físicas» o «morales»— y de las legislaciones que intervienen en todo proyecto.

Providers3Athenea Omnilang se esfuerza constante y esmeradamente en seleccionar las herramientas más apropiadas y los profesionales más capacitados; del mismo modo que procura organizarse con la mayor eficacia posible, es decir con talento y habilidad, teniendo en cuenta las exigencias y la especificidad de cada proyecto.

Desde las fases de concepción o de preparación, hasta las fases de finalización, intentamos permanentemente de combinar inteligentemente, fuerza y elegancia, para brindar servicios adaptados a las necesidades del Cliente y cumpliendo con las normas, deberes y usos de rigen nuestra profesión y nuestras actividades.